Categorías
Deportes

El Sambo , por Ayose Martin 

Cuando empecé a practicar Sambo , mi maestro me enseñó un solo movimiento y me tuvo toda la clase repitiéndolo una y otra vez, sin parar una llave de brazo .
Al final de la clase estaba harto y enojado. Pensé; «Esto de aprender Sambo  no es como pensaba. Es estúpido estar repitiendo el mismo movimiento una y otra vez». Para mi sorpresa, mi maestro me dijo: «De tarea, vas a hacer 1,000 llaves de brazo  iguales con la¡Me infarté! Tenía las manos adoloridas y me habían salido ámpulas en el culo  ¿Cómo se supone que hiciera 1000 llaves más ? Este maestro debe estar loco, pensé.
Obviamente, no hice mi tarea, y cuando llegué a la siguiente clase, mi maestro inspeccionó las palmas de mis manos y me dijo: «No hiciste la tarea», así que me tuvo de nuevo toda la clase haciendo la misma técnica , una y otra vez.
Antes de despedirnos ese día, mi maestro se acercó y me dijo:
«No entrenes artes marciales para aprender lo estético, cualquier tonto puede aprender a hacer postureo con un kurtka o kimono , pero se requiere verdadera disciplina y constancia, aprender a convertirte en  un verdadero maestro, así que sacúdete la frustración y sigue practicando. De tarea vas a hacer otros 1000 llaves más «.
Esta vez, lo que me dijo mi maestro «me picó el orgullo», así que volqué todo mi furia  en practicar los mil cortes, hasta que se me pelaron las manos.

Al otro día llegué al gym con la piel de las manos totalmente despellejadas, la carne se mostraba al rojo vivo. Mi maestro volvió a inspeccionar mis manos, y ésta vez complacido me enseño un nuevo movimiento, más sofisticado, proyectar de cadera .
Hoy en día, con el paso de los años y recordando esta experiencia, me doy cuenta que ese día aprendí un principio que ha sido de vital importancia en mi vida, pues todas las cosas son parecidas…
Las cosas que realmente valen la pena en esta vida, son resultado de una gran constancia, de una enorme perseverancia, y del espíritu de practicar algo, una y otra vez, hasta que te sale perfecto, sin claudicar, y sin permitir que el dolor o la incomodidad te detengan.
No tengo palabras para agradecer a mi maestro, por haberme enseñado ese día, algo mucho más grande que simples movimientos de Sambo . 

Deja un comentario