Categorías
Deportes

Nada ni nadie hará que un espartano falte a su día de entrenamiento. No hay excusas que valgan.

• Sólo hay una cosa por la que el espartano siente respeto y no es a la muerte, sino a su entrenamiento. Con la muerte, el sufrimiento finaliza, el entrenamiento es una prueba diaria a nuestros límites físicos y mentales para mejorar constantemente.

Deja un comentario